>

Proinnova UCR libera licencia de barniz a base de estereofón


La Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento para la Innovación (Proinnova) de la Universidad de Costa Rica (UCR) puso a disposición del público, para producción o uso personal, la licencia de un barniz a base de estereofón o poliestireno expandido.

El poliestireno expandido es un buen aislante de calor y sonido, por lo que se usa en empaques de comida, recipientes de café, empaques de computadoras o estudios de grabación de audio.

“Los residuos de estereofón son bien incómodos de manejar, porque son de cantidad o de volumen muy grande y de poco peso. La idea era sacarle provecho y se nos ocurrió usarlo para protección de madera, pero con el disolvente menos dañino para el ambiente”, comentó Ariel Alfaro, regente químico de la UCR y desarrollador del barniz.

El barniz protege a los muebles de madera de interiores frente a productos altamente corrosivos y le da una segunda vida útil a uno de los polímeros más contaminantes.

Lilliana Rojas, gestora de Proinnova, explicó que a la hora de hacer el estudio para identificar otros productos similares alrededor del mundo encontraron mucha información informal sobre disolventes que convertían el material en barniz.

Sin embargo, el aporte innovador que el docente incluyó fueron las diversas pruebas realizadas para encontrar el barniz más benigno con el medio ambiente y los aditivos añadidos para que funcionara en ambientes hostiles con la madera.

El investigador realizó pruebas con varios disolventes tomando en consideración el costo, la contaminación, toxicidad, peligro para el agua y la producción de ozono.

“El barniz se desarrolla para usarlo en laboratorios de química donde pueden haber derrames de productos ácidos muy concentrados o con capacidad de degradar rápidamente las estanterías por eso no solo sirve en condiciones domésticas sino también a nivel industrial” explicó Rojas.

Por esta razón, se recomiendo su uso para piezas de manera que requieran protección adicional por estar en condiciones saladas o está en constante exposición a aceites o vinagres que puedan ser corrosivos.

“Se puede usar en el hogar, bodegas o laboratorios, siempre que no haya exposición prolongada a la luz solar, porque el estereofón se vuelve quebradizo o se degrada con este tipo de exposición” aclaró Rojas.

El estereofón dura en el ambiente alrededor de 500 años, no es biodegradable, emite vapores tóxicos sometido al calor y es mortal para la vida marina.

La UCR por medio del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) identificó al estereofón como uno de los microplásticos más encontrados en las playas con una presencia de, por ejemplo, un 68% en Jacó.

En junio del 2019 se aprobó en nuestro país la reforma que prohíbe la la importación, comercialización y la entrega de envases o recipientes de poliestireno expandido o estereofón.

Sin embargo, la ley deja exentos a las empresas que utilicen el material para conservación o protección de los productos, como es el caso de los electrodomésticos, en donde podría no ser viable usar materiales alternativos.

¿Cómo puedo acceder a la licencia?

De acuerdo con la Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento para la Innovación (Proinnova) se identificaron tres tipos de usuarios potenciales que podrían utilizar la licencia a nivel comercial o doméstico.

Podría ser utilizado por las recicladoras que tengan los desechos, no sepan cómo desecharlo y puedan generar este producto agregado para venderlo. También puede producirse por asociaciones de mujeres que trabajan con productos de reciclaje o empresas que estén utilizando la venta del estereofón de uso industrial, de forma que lo puedan vender y también recibir para producir el barniz.

“En todo el mundo hay un problema de materia prima. Todo lo que es economía de punta se está reinventando para ir hacia la economía circular que considera tomar los residuos e incluirlos de nuevo en el ciclo de producción para generar nuevos materiales o productos y que no llegue a ser basura” mencionó Ariel Alfaro, regente químico y desarrollador del producto.

Alfaro, junto a Proinnova, pretende dar el seguimiento y capacitación necesaria a los interesados en desarrollar el barniz, el cual considera tiene muchas ventajas competitivas ya que es de “bajo costo de producción y la materia prima es gratuita, solamente sería gestionar su recolección en centros de acopio”.

“En un estudio que realizamos encontramos una ONG pequeña que se había hecho a cargo del estereofón en México, pero más bien el problema fue que tenían tanto estereofón que los sobrepasó y abandonaron el proyecto, eso nos indica que podría haber una salida comercial” agregó Alfaro.

Los interesados en la licencia pueden escribir a lilliana.rojas_g@ucr.ac.cr o llamar al 2511-1342. Si quieren conocer más sobre el proceso pueden acceder a un video introductorio en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=qEO316QuoM4&feature=youtu.be

Lucía Molina, periodista Semanario Universidad



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Slide background
Universidad de Costa Rica - UCR


Vicerrectoria de Investigación
Proinnova UCR

Universidad de Costa Rica © Copyright 2016