ECOFLAPPER: EL DISPOSITIVO QUE REGULARÁ LAS DESCARGAS EN SERVICIOS SANITARIOS


El producto debutó junto a otros tres en abril de 2010 en la Feria Mundial EcoWord, desarrollada en Singapur.

El EcoFlapper, inventado por el ingeniero Guido Quesada, profesor de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la UCR, es un cucharón semiesférico que se coloca en lugar de la boya integrada a la válvula de descarga del tanque para interrumpir la descarga del inodoro al hacer contacto con la boca de descarga.

La idea surgió hace diez años en discusiones entre ingenieros sobre el diseño de una casa. “La intención era proponer una solución rápida y barata para convertir inodoros convencionales de descarga completa a descarga controlada. Lo más práctico que se pensó fue deshabilitar la ‘pera’ o boya integrada a la válvula de descarga del tanque”, explicó Quesada.

Además, Quesada aseguró que el concepto es tan sencillo que cualquier persona puede hacer una versión casera del dispositivo al recortar con una tijera la parte inferior de la boya, tal como viene de la ferretería.

“El truco es mantener baja la palanca del inodoro hasta lograr la descarga completa o la descarga parcial que desee. En el momento en que suelte la palanca, la válvula, al no tener la flotación que le daba la boya, cae y detiene la descarga. Esto requiere cierta educación y práctica, ya que la gente está acostumbrada a jalar la palanca y soltarla, dejando que el tanque se descargue totalmente”, declaró Quesada.

Con el dispositivo, el ingeniero busca agregar a los servicios sanitarios existentes la posibilidad de una modificación que les permita hacer una descarga parcial o completa, sin ninguna modificación más que cambiar la boya.

Finalmente, el EcoFlapper es fabricado con hule reciclado del proceso de fabricación de empaques para tuberías. Al ser reciclado, no cumple con las propiedades mecánicas para volver a ser utilizado en empaques para tubería, pero sí se puede usar en otros productos, como alfombras y flappers o boyas.

El dispositivo no es patentable puesto que consiste en regresar al diseño original de las válvulas de clapeta, las cuales no tenían boya. Sin embargo, el producto se encuentra terminando la fase de prototipos y pruebas para salir al mercado.

El EcoFlapper fue cedido a la UCR por Quesada, lo que permite que la universidad lo apoye con recursos y estrategias que permitan potenciar la innovación. Por esto, el proyecto ahora forma parte de Proinnova UCR, instancia que se encarga de gestionar, proteger y transferir conocimiento para la innovación generado por la UCR.

“La UCR tiene una gran responsabilidad como generadora de conocimiento a través de la investigación y de otras actividades universitarias, de abordar las problemáticas nacionales. La generación de soluciones que se implementen, es decir, que se convierten en innovación al estar disponibles para la sociedad, permite atender los retos ambientales y generar nuevas oportunidades, incluso algunas que trascienden nuestras fronteras”, aseguró Marianela Cortés, directora de Proinnova.

Valeria López Sedó



Slide background
Universidad de Costa Rica - UCR


Vicerrectoria de Investigación
Proinnova UCR

Universidad de Costa Rica © Copyright 2016