GEL DENTAL IKÄ: DE LA FACULTAD DE FARMACIA A LOS HOGARES COSTARRICENSES


La odontopediatra Raquel Goldstein y el médico Manfred Lutz pensaron en desarrollar un producto único en el mercado para satisfacer a un grupo poblacional, los niños de cero a seis años de edad, que no tenía opciones personalizadas de artículos para la higiene bucodental.

Sin embargo, estos dos emprendedores requerían la ayuda de investigadores para materializar esa idea innovadora en un producto, por lo que se enfocaron en investigación y desarrollo. Se acercaron a la Facultad de Farmacia de la UCR en busca de ayuda. Los investigadores Olman Hidalgo y Ronny Vargas del Instituto de Investigaciones en Farmacia (Inifar) recibieron a estos emprendedores y su idea. De inmediato, se pusieron a trabajar en el desarrollo del proyecto.

“El proyecto ingresó formalmente en Proinnova en el 2012, año en el que se firmó un acuerdo de cooperación con posibilidad de licencia con los emprendedores. Esto fue un punto clave en el proyecto, pues desde el inicio se tuvo claridad del alcance, de las responsabilidades y de las obligaciones de cada parte. Además, en ese mismo año los investigadores inscribieron un proyecto en la vicerrectoría de investigación con una vigencia de tres años”, explicó Manuel Flores, Gestor de Innovación a cargo de este proyecto.

Ronny Vargas y Olman Hidalgo plantearon este proyecto de investigación no sólo para generar una venta de servicios, sino también para poder complementar todo el proceso de formulación y desarrollo del gel enmarcado en una investigación.

Para poder concretar el convenio de cooperación entre la Universidad y los emprendedores, Raquel Goldstein y Manfred Lutz fundaron Lutzstein Innovations S.A., empresa a la que se licenció el producto finalizado, denominado Gel Bucodental Ikä.

De esta forma, se formuló el proyecto de investigación del gel que, en su proceso de ejecución, duró cerca de dos años (2012-2014). Esta investigación no tuvo costo alguno para los emprendedores.

Paralelo a todo este proceso, Proinnova apoyó a los emprendedores en todo el proceso del licenciamiento del producto. En setiembre del 2016, ya con todos los permisos del Ministerio de Salud, el producto comenzó producirse a gran escala y a venderse en farmacias y consultorios odontológicos, una labor que se coordinó con Laboratorios Zepol.

“El tiempo de gestión en Proinnova duró cuatro años. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la gestión de Proinnova no termina con el contrato de licencia, pues es de interés dar seguimiento al proyecto y evaluar cuál ha sido el impacto de la transferencia”, destacó Flores.

 

Universidad-Sociedad
Ronny Vargas destacó que “es importante que las empresas y la comunidad misma valoren la importancia de la Universidad más allá de la formación de profesionales. Especialmente, que sepan que toda la infraestructura está a su servicio y que, como universitarios, estamos en la capacidad y disposición de apoyar a la comunidad y a los emprendedores”.

“Desde la perspectiva de Proinnova, materializar la transferencia del conocimiento y la tecnología es la culminación de toda la gestión del proyecto de innovación. Por lo tanto, que el producto o servicio sea utilizado por alguna organización significa que la investigación realizada en la Universidad logra trascender e impactar la sociedad mediante la generación de nuevos empleos directos e indirectos, el pago de impuestos y el beneficio que se obtiene del nuevo producto o servicio”, resaltó Manuel Flores, Gestor de Innovación.

Jafeth Mora Rojas



Slide background
Universidad de Costa Rica - UCR


Vicerrectoria de Investigación
Proinnova UCR

Universidad de Costa Rica © Copyright 2016