>

Musicar más allá de las barreras geográficas e institucionales


Desde sus inicios como Proyecto Musicar—una iniciativa de innovación guiada por PROINNOVA—, el Observatorio del Musicar de la Universidad de Costa Rica (UCR) ha procurado acortar fronteras geográficas, así como vencer potenciales limitaciones materiales e informáticas. El propósito de ello ha sido dialogar y realizar investigación, en torno al Musicar, con estudiantes y docentes de música, etnomusicología y teoría musical, educación y ciencias sociales del continente americano. Valga recordar que Musicar es un verbo infinitivo, de connotación activa, acuñado por el crítico neozelandés Christopher Small (1927-2011), para denotar que las personas exploramos, afirmamos y celebramos relaciones ideales, de diversa índole, cuando nos hacemos música o nos relacionamos con ella, de diferentes maneras. Este concepto ha servido para cuestionar radicalmente las bases conceptuales y teóricas que sostenían cómo se definía la música, su experiencia, socialización, enseñanza y transmisión en Occidente, a partir de fines del siglo XX. Tuve el inmenso privilegio de ser el último estudiante de Small, poco antes de su deceso, y fue así como pude aprender de primera mano sobre dicho concepto, para adaptarlo y contextualizarlo al contexto latinoamericano, mediante mi docencia e investigación, incluyendo el trabajo en el Observatorio.

El Observatorio organiza, desde hace ocho años, seminarios virtuales (en línea), a los cuales invita a docentes e investigadores(as) musicales y artísticos(as) en universidades, institutos de investigación u organizaciones estatales y no gubernamentales de países del continente, a socializar sus propuestas de investigación, proyectos en proceso, o ya concluidos. El objetivo primordial es  examinarlos en la perspectiva conceptual del Musicar. La socialización se realiza ante una audiencia multinacional: desde un país de habla inglesa y francesa, hasta países centro y sudamericanos, algunos de los cuales traen tradiciones culturales autóctonas al Seminario. La audiencia es también culturalmente diversa; comprende desde jóvenes músicos tradicionales o populares, hasta músicos académicos, y personas que enseñan y/o investigan en diferentes ámbitos de la educación artística formal (centros educativos preescolares, primaria y secundaria), hasta universidades, y educación no formal en barrios urbanos marginales. Es así, como dentro de la diversidad geocultural que caracteriza este evento, capitalizamos nuestra diversidad de bagajes artísticos y educativos, así como la multiplicidad de intereses como docentes, artistas, gestores(as) culturales e investigadores(as). Esta diversidad constituye el punto de partida para una escucha atenta y respetuosa, el diálogo en horizontalidad, y la realimentación a problemas de investigación, teorías y enfoques metodológicos, en función de identificar y abordar de manera pertinente las relaciones que las personas en Latinoamérica exploran, afirman y celebran cuando se relacionan con la música.

Como las relaciones atinentes al Musicar han sido ya acaparadas por la autoridad del conocimiento científico, y expresadas en categorías académicas abstractas—como lo pueden ser los mismos conceptos occidentales arte y música, en los  seminarios pretendemos gestar y difundir conocimiento sobre el Musicar, a partir de realidades cotidianas, y en términos concretos, que las personas fuera de la Academia puedan entender.

Fotografía de Mariana Sierra Monsalve, fotógrafa colombiana.

El primer seminario, en 2011, fue bilingüe (inglés-español), y se realizó en conjunto con estudiantes de música de la Universidad de Queen’s (Canadá), con la co-organización de la Dra. Roberta Lamb, educadora musical y académica pionera  en el pensamiento feminista en la educación artística occidental. Durante los años siguientes, hemos organizado el Seminario también con la colaboración de la Tecnicatura en Música Popular (Universidad Nacional de La Plata), la Fundación Música Esperanza, y Asociación Madres Plaza de Mayo Línea Fundadora, en Argentina. En términos generales, hemos explorado temáticas de relevancia a las realidades sociopolíticas de nuestros países, como  por ejemplo, qué implicaría descolonizar cómo se enseña y aprende la música. En el seminario más reciente, en noviembre de 2019, logramos vincular con Costa Rica, por primera vez, instituciones de nueve países: Universidad Veracruzana (México), Universidad Del Valle (Guatemala), Centro Nacional de Arte (El Salvador), ONG Chispas Musicales (Nicaragua), Universidad Pedagógica Nacional y Escuela Superior Tecnológica de Artes Débora Arango (Colombia), Universidad Alberto Hurtado (Chile) y Universidad República de Uruguay (Uruguay).

Para conseguir nuestro objetivo, debíamos primero establecer conexiones fuertes con instituciones y personas con inquietudes similares, lo cual requiere muchas horas de diálogo y comunicación a distancia. No sólo es importante lograr una comunicación fluida al irnos conociendo, sino también tener la voluntad de trascender limitantes institucionales, como la carencia de fondos para  viajes, sin mencionar los costos de organización de eventos presenciales. Y más allá de obstáculos de índole financiero, hacer coincidir diferentes zonas horarias entre países fue también un reto significativo.

Antes de celebrar cada seminario, debimos negociar una cultura de diálogo por vídeo reunión y un protocolo para regular las interacciones orales y gestuales. Trabajamos también en desarrollar un lenguaje de interacción horizontal que trascienda las jerarquías de conocimiento que pueden inhibir a las personas participantes. Hemos tenido que buscar espacios físicos apropiados, así como gestionar el incremento del ancho de banda en la UCR, para que la plataforma funcione de manera fluida y podamos intercambiar y visionar archivos  multimedia. En ocasiones, tuvimos que costear el acceso a la plataforma virtual apropiada. Ha sido crucial la investigación y aporte de los funcionarios Alexander Vega y Carlos Obando, de Audiovisuales del Sistema de Bibliotecas, Documentación e Información (SIBDI) de la UCR.

Afortunadamente, los retos arriba mencionados se han quedado cortos en relación con los logros: docentes y estudiantes se conectan para dialogar, intercambiar pensamiento y materiales para estudio más allá del encuentro del Seminario, y lo más interesante, es que nos damos cuenta que compartimos preocupaciones educativas y artísticas similares, y que las coyunturas y problemáticas de nuestras sociedad no son tan diferentes, aunque nos separen las barreras geográficas e idiomáticas. De hecho en las interacciones se generan nuevas preguntas de investigación y hasta apoyos para proyectos conjuntos, como por ejemplo, escribir un artículo académico en conjunto, desde varios países, valiéndose de las redes sociales, sin necesariamente haberse conocido en persona. Al final, estamos profundizando en las relaciones que exploramos, afirmamos y celebramos desde cada contexto geocultural en torno a la música, pero lo hacemos siendo interpelados(as) por problemáticas que la diversidad de los(as) participantes lógicamente genera. Es de especial relevancia mencionar que de tales interpelaciones comenzamos a imaginar, muy en serio, relaciones ideales que explorar, afirmar y celebrar según necesidades de colectividades e individuos concretos de nuestros países y sus instituciones educativas y culturales, y así, imaginar cambios institucionales y sociales.

Para el próximo año, y como parte de una propuesta de proyecto del Dr. Rosabal-Coto, que sustentó su designación en la UCR como Catedrático Humboldt 2020, se realizarán, por primera vez, varios seminarios para profundizar en la investigación narrativa, y estará dirigido exclusivamente a docentes y estudiantes de artes, y gestores(as) culturales y activistas de la región centroamericana. Por primera vez, también, el Observatorio organizará actividades de intercambio académico con la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich (Alemania), y  se incorporarán investigadores e investigadoras más allá de nuestro continente—incluyendo África y Lejano Oriente—, con la meta de fortalecer y diversificar dichos seminarios centroamericanos.

Fotografía de Mariana Sierra Monsalve, fotógrafa colombiana.

El Dr. Guillermo Rosabal-Coto trabaja el concepto Musicar y su relevancia y utilidad para explorar cómo está organizado socialmente el aprendizaje musical, con docentes y estudiantes de la Escuela Superior Tecnológica de Artes Débora Arango, en Antioquia (Colombia), previo a un seminario virtual.

 

Guillermo Rosabal-Coto, Doc.Mus.

Catedrático de la Universidad de Costa Rica y Académico Visitante del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Toronto (Canadá). Educador, tallerista, conferencista, investigador, autor, y editor en instituciones y proyectos académicos internacionales en torno a las artes y la educación. Asesor de proyectos estudiantiles de posgrado en educación musical en la Universidad de Toronto. Consultor internacional en educación artística para PNUD, UNICEF, UNESCO y OEI. Fundador y Coordinador del Observatorio del Musicar de la Universidad de Costa Rica. Catedrático Humboldt 2020. 

guillermo.rosabal@ucr.ac.cr
www.obsmusicar.ucr.ac.cr
Entrevista: https://youtu.be/89frz2di9mA



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Slide background
Universidad de Costa Rica - UCR


Vicerrectoria de Investigación
Proinnova UCR

Universidad de Costa Rica © Copyright 2016