>

Artes biomiméticas y tecnologías sustentables


Leí en un artículo que, la sustentabilidad tiene que ver con lo finito y delimitado del planeta(1), esta idea de finitud, confronta el deseo de nuestra especie por perdurar. Nuestra obsesión por la eternidad, por ser inmortales, que se materializa en el plástico. 

Si queremos pensar, en una filosofía tecnológica sustentable en diálogo con las artes biomiméticas, necesitamos considerar esta necesidad de permanecer, de prevalecer, de controlar y tener poder, dominio, control, que rige el desarrollo tecnológico guiado por políticas neoliberales, y ese capitalismo salvaje que no se detiene ante nada. 

Necesitamos una tecnología que esté pensada para disolverse, para morir sin dejar rastro. Una tecnología que cumpla una misión, diseñada bajo los principios de un pensamiento situado que conoce su fin y su contexto, sabedor de lo finito y delimitado del planeta. Una filosofía no antropocéntrica, que respeta la biodiversidad y los mundos de otras especies. Una tecnología creada para invadir y resistir el mundo neoliberal transnacional, ese es el reto.

  • Herbario silvestre de América del sur en tiempos de neoliberalismo

Consecuentemente, el proyecto de artes electrónicas biomiméticas que desarrollamos en la Universidad de Costa Rica (UCR), en colaboración con la Universidad Tres de Febrero (UNTREF) de Argentina, y la Red de Centros Culturales de España, tiene como primeros resultados los prototipos reunidos en la exposición Invadir/Resistir, presentados durante BIENALSUR, en el Museo de Arquitectura y Urbanismo (MArq) de Buenos Aires, durante el pasado mes de julio, y en el Centro Cultural de España en San José de Costa Rica, durante los meses de octubre y noviembre de 2019.

El escultor Jonathan Torres, profesor de la UCR-Sede interuniversitaria de Alajuela (UCR-SIA) y la Escuela de Tecnologías en Salud de la UCR, junto a las artistas Claudia Valente y Mariela Yeregui, profesoras del posgrado en tecnologías y estéticas de las artes electrónicas de la UNTREF, en colaboración con el joven investigador argentino Nic Motta, y esta autora, nos reunimos para explorar las posibilidades que existen entre el diseño bioinspirado, la biomimética, las artes electrónicas y los estudios sonoros, tejidos por un pensamiento tecnológico sustentable, decolonial, que juega a su vez con los discursos científicos y su régimen de verdad, a partir de eso que llamamos arte públicoy ciencia ficción.

  • Polinizador Bio Inspirado Caso XAPSF-01002de Jonathan Torres 

 

Era muy diferente cuando los maestros de la ciencia perseguían la inmortalidad y el poder; esa aproximación, aunque poco útil, era grandiosa; pero ahora el panorama había cambiado. La ambición del investigador parecía no detenerse ante la aniquilación de aquellos enfoques en que principalmente estaba fundado mi interés por la ciencia. Se pedía que cambiara quimeras de ilimitada grandeza por realidades de poco valor. Así lo resume Mary Shelley, en su Frankenstein o el nuevo Prometeo (1818). Irónicamente, las high-tech producidas por empresas transnacionales, con su sed de inmortalidad y poder, se han convertido justamente en lo contrario, hoy por hoy, ellas son las multimillonarias realidades de poco valorque matan el mundo. Mientras las quimeras de ilimitada grandeza, son aquellas capaces de invadir y resistir, no solo el imaginario y las metáforas acerca de la innovación y la investigación neoliberales, sino también el detenerse ante la aniquilaciónque producen.

Una tecnología que es obsolescente, diseñada para ser puntera y caducar, -como un suicida que salta del edificio más alto-, está destinada a convertirse en basura, no para ser finita, en sentido sustentable. Necesitamos una tecnología comunitaria, un pensamiento situado que no se esconde en laboratorios consumidores de high-tech, acumulando artefactos cada vez más sofisticados y caros, que eventualmente, una vez pasados de moda, terminan en el almacén institucional de desechos. Xóchitl Cruz, una pequeña niña de Chiapas (México), nos da un ejemplo.

  • Entrevista a Xóchitl Cruz. Recibe reconocimiento de ciencia nuclear UNAM

 

Toda la tecnología adquirida o creada por la universidad pública debe ser diseñada bajo un principio de sustentabilidad, con el objetivo de ser compartida, creando redes de producción tecnológica transversal entre la universidad y la comunidad. Identificando necesidades de nuestro país, donde el derrumbamiento y la descomposición, no solo de la naturaleza si no también de los asentamientos humanos, son una constante. Recordemos que en el trópico todo se pudre, quizás deberíamos tomar esa condición como un principio filosófico y tecnológico, en sentido creador e innovador. 

Los diseños y prototipos que Jonathan Torres y Claudia Valente produjeron para Invadir/Resistir, responde a un pensamiento situado en ecosistemas latinoamericanos, sobre la base de su investigación como artistas y docentes de universidades públicas. Las artes biomiméticas y las tecnologías sustentables son en sí quimeras, en el sentido propuesto por Mary Shelley. Lo que me lleva a la filósofa estadounidense Donna Haraway, profesora emérita distinguida del programa de Historia de la Conciencia en la Universidad de California, quien en su Manifiesto Cyborg (1984), escribe: nuestra era, un tiempo mítico, todos somos quimeras, híbridos teorizados y fabricados de máquina y organismo.” 

Imaginemos una tecnología quimérica, sustentable, queery trans-especies. Un ejemplo es la botánica cyborg, proyecto desarrollado por el Programa en Media Arts and Sciences del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Este tipo de proyectos documenta para mí una evidencia: la condición queerde la naturaleza, tal y como lo expone Brigitte Baptiste, bióloga colombiana, experta en temas ambientales y de biodiversidad, exdirectoradel Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y actual rectora de la Universidad EAN.

  • Nada más queer que la naturaleza | Brigitte Baptiste | TEDxRiodelaPlata

En palabras de Jonathan Torres: “¿Qué podía ser más relevante para una sociedad? Algo que funciona pero que, primeramente está totalmente cerrado, porque no lo puedo investigar por dentro, no lo puedo hackear, no lo puedo abrir, y no puedo conocer cómo funciona; o algo que es completamente falso, pero puedo tratar de ver ¿cómo se pensó? En esa medida sería importante reflexionar ¿qué funciona más?, ¿qué puede generar más en la mente del colectivo?(2)

Las ciencias acusan a las artes de ser falsas, porque creen poseer una objetividadque les otorga superioridad en la creación de conocimiento. Las artes creen que al emular a las ciencias conseguirán una legitimidad que asumen perdida. Sin embargo, la objetividad que asumimos es una realidad cerrada, por eso necesitamos adentrarnos en los trillos ocultos en la maleza, y escuchar ese ruido al que tanto tememos: el de nuestra propia finitud, el de la propia mortalidad que genera nuestra tecnología en su afán de inmortalidad capitalista. El proyecto Invadir/Resistir es resultado de ese ejercicio. 

 

Notas:

  1. Zarta Ávila, Plino. La sustentabilidad o sostenibilidad: un concepto poderoso para la Humanidad. En: Tabula Rasa. Revista de Humanidades, núm. 28, 2018. Disponible en: https://www.redalyc.org/jatsRepo/396/39656104017/html/index.html (consultado el 8 de septiembre de 2019).
  2. Entrevista a Jonathan Torres, 2 de septiembre de 2019.

 

Dra. Susan Campos Fonseca (Universidad de Costa Rica), musicóloga y compositora,  especialista en filosofía de la cultura y la tecnología, estudios feministas decoloniales del arte electrónico y la creación sonora.

Web oficial: susancamposfonseca.net – Correo electrónico: susan.campos_f@ucr.ac.cr



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Slide background
Universidad de Costa Rica - UCR


Vicerrectoria de Investigación
Proinnova UCR

Universidad de Costa Rica © Copyright 2016